Actualidad

 

Hoy hablamos de…

 

EMPRENDEDORES JÓVENES: EMPRENDER PARA APRENDER

con Javier Morales (behyl)


Portal del Emprendedor de Fraternidad-Muprespa.
Jesús Pedroso. Diciembre 2017. 


Leíamos hace unos días que aproximadamente el 80% de los menores de 35 años quieren ser emprendedores y que uno de cada cinco estudiantes de enseñanza superior quiere ser empresario, pero una cosa es querer y otra, muy distinta, intentarlo. Materializar el sueño del autoempleo no se encuentra al alcance de cualquiera. Todo tipo de dificultades, no solo económicas, reprimen en muchas ocasiones el deseo de llevar a cabo una actividad empresarial, como el entorno familiar del potencial emprendedor, que le avisa de las penurias a las que se verá abocado en un mundo tan implacable, continuando con el inevitable miedo al fracaso que atenaza a los más débiles o el laberinto burocrático necesario para introducirse en el ámbito empresarial, por no hablar de la escasa formación impartida en la materia de emprendimiento en las etapas escolares.

Javier Morales, de 26 años, junto a tres amigos, Ignacio, Álvaro y Alejandro, todos de 25, superaron hace un año sus iniciales temores y, con espíritu emprendedor, se embarcaron en su primera aventura, creando la marca behyl, una idea sencilla de e-commerce para vender complementos, como su línea de carteras billeteras unisex. Javier seguramente podrá contarnos algo interesante a pesar su corta experiencia, como responsable de marketing de lo que para él es su primer proyecto emprendedor. Se considera proactivo y deportista y muestra un entusiasmo e inocencia propios de quien ha decidido dar el primer paso para gestionar su propio destino laboral.


¿Cómo surgió la idea de emprender y  por qué vender carteras y no otro producto?

Llevábamos tiempo hablando de comenzar con un pequeño proyecto, montar una marca y aportar nuestro granito de arena desde el mundo emprendedor a la sociedad actual. Estuvimos buscando una gran idea, un producto completamente innovador y disruptivo. El problema es que empresas como Facebook o Amazon no nacen todos los días y nosotros estábamos completamente decididos a sumergirnos en este mundo.  Así que decidimos cambiar el enfoque, buscar algo que, en nuestro día a día, se echase en falta, que hubiese una necesidad no cubierta en la sociedad.
La idea de desarrollar una cartera pequeña y polivalente surgió, aunque suene absurdo, cuando uno de nosotros perdió un día su antigua cartera, que era algo más pequeña de lo habitual. Buscó una nueva para reemplazarla, pero no encontró ninguna similar entre la oferta existente.  Y así surge la idea de behyl.
Cuando valoramos su viabilidad y la posibilidad de desarrollar un proyecto alrededor de esa idea, detectamos que había un nicho de mercado sin explotar, que mucha gente buscaba lo mismo y decidimos ser nosotros quienes ofreciésemos una solución, una cartera adaptada a los tiempos actuales.

Ahora que todo se clasifica ¿Os consideráis emprendedores por necesidad o por oportunidad?

Somos claramente emprendedores por oportunidad, los cuatro tenemos un trabajo por cuenta ajena que nos permite tener una estabilidad y unos ingresos fijos, por lo que afortunadamente no es una necesidad. De hecho, nuestro emprendimiento surge como una vía para intentar conocer de primera mano el mundo empresarial, para experimentar el proceso existente entre una idea, por pequeña que sea, y la materialización de la misma.
Queríamos satisfacer esa curiosidad, ese deseo, que cada día tiene más gente, de trabajar en un proyecto propio, ver como una idea que surge en el comedor de una casa entre un grupo de amigos, se convierte en algo tangible. Sin duda behyl nace por vocación.


Nuestro emprendimiento surge como una vía para
intentar conocer de primera mano el mundo empresarial.


En vuestro caso ¿Cómo se decide el logo del negocio y el nombre comercial?

Tanto el logo como el nombre de nuestra marca fue uno de los puntos más complicados a la hora de empezar. Queríamos que ambos representasen a la perfección nuestros valores, el cuidado y dedicación que requiere fabricar un producto de alta calidad de forma artesanal. Vimos una similitud entre el proceso que estábamos llevando a cabo para diseñar nuestro primer modelo y el arte de la papiroflexia.
Pensábamos en qué imagen nos representaría, y nada mejor que una paloma a punto de echar a volar, igual que nuestra idea, que nuestro proyecto. Con la idea del logo clara y con dos nombres como alternativas, comenzamos a trabajar con una amiga en el diseño final. Tras varias semanas de pruebas, extrajimos del contorno de nuestro logo –una pajarita- todas las letras que formarían nuestra denominación, behyl.

¿Con qué tipo de formación contáis que pueda redundar en beneficio del proyecto?

La formación individual de cada uno de nosotros ha influido muy positivamente en el nacimiento y desarrollo del proyecto. Álvaro, Ignacio y Alejandro han estudiado Ingeniería, que han complementado con un Máster en Administración de Empresas,  lo que nos ha permitido crear un producto versátil, de tamaño menor  y un aprovechamiento eficiente de la materia prima. Yo aporto algo diferente al grupo en cuanto a formación, un doble grado en Publicidad y Relaciones Públicas más Marketing. Lo que una empresa debe comunicar y cómo, parece algo fundamental en la actualidad.
Pero, además de la formación, lo que ha hecho posible que hayamos llegado hasta este punto han sido nuestras ganas, las ganas de aprender y el deseo de superar cada uno de los retos que se nos han ido presentando.

Organización interna ¿Tenéis repartidas las tareas?

Inicialmente establecimos una distribución cerrada de tareas.  Yo me iba a encargar del marketing, la publicidad y las redes sociales; Ignacio, de la gestión económico-financiera, de la web y de colaboraciones; Álvaro, de la gestión de proveedores logísticos, pedidos y atención al cliente y Alejandro sería el responsable de la parte administrativa, la organización general y el control de las tareas.
Según avanzamos en el desarrollo del proyecto, nos dimos cuenta de que la realidad no era la prevista, surgiendo situaciones inesperadas que obligaban al grupo a adaptarse a las mismas, a flexibilizar su organización y la asignación de tareas. Ahora, aunque cada uno de nosotros lleva el control de un área, los cuatro estamos involucrados en prácticamente todos los aspectos del proyecto. Esto es lo que hace que sea tan bonito e interesante emprender, escapando de la monotonía de un trabajo de oficina.

Los cuatro trabajáis  por cuenta ajena en empresas que no tienen nada que ver con vuestro proyecto empresarial ¿Cómo lográis gestionar el tiempo de dedicación al mismo?

Es una de las mayores dificultades que afrontamos en nuestro día a día. Los cuatro estamos comenzando también una vida laboral como asalariados que no deseamos sacrificar, de momento, por la estabilidad financiera que representa, tan necesaria para poder acometer la inversión que supone behyl, aunque también nos aporta experiencias aprovechables para nuestro emprendimiento. No es inhabitual que, tras una larga jornada de trabajo en nuestras respectivas empresas, después tengamos que dedicarle tiempo al proyecto, sacrificando horas de sueño y momentos de ocio. Es duro ¡pero merece la pena!
Una de las ventajas de ser amigos, además de socios, es que nos apoyamos incondicionalmente unos a otros, sobre todo cuando alguno se ve sobrepasado en su responsabilidad. El objetivo es que todo siga funcionando («The show must go on»).

¿Habéis necesitado financiación externa?

Nuestro objetivo era poner en marcha una empresa sostenible y con una inversión pequeña que pudiéramos afrontar. De esta forma queríamos conseguir que la implicación fuese máxima por nuestra parte sin tener la presión externa de bancos o inversores que llegaran incluso a interferir en la toma de decisiones.
Esto nos ha supuesto un reto, creemos que positivo, por tener que competir en el exigente mundo del e-commerce con un presupuesto inferior al de otras marcas. Hemos centrado nuestro esfuerzo inversor en puntos que pudieran tener mayor impacto, tratando de suplir con trabajo otros puntos en los que la inversión era demasiado elevada para el retorno esperado.

¿Qué obstáculos, especialmente aquellos con los que no contabais, os habéis encontrado?

Cronológicamente, el primer gran obstáculo fue encontrar un proveedor que encajase con nuestra filosofía. Tras varias semanas contactando con diferentes proveedores en Madrid, nos decidimos por uno que, al poco tiempo, detectamos que no cumplía con unos niveles de calidad mínimos. Esto nos retrasó más de un mes y medio hasta que finalmente decidimos apostar por la cuna del cuero en España, Ubrique.
Con una idea de negocio clara y un producto comercializable llegaba el momento de formalizar la marca e iniciar los trámites administrativos para que fuese posible. Un verdadero quebradero de cabeza. Hay abundante información en internet pero,  en muchas ocasiones, incoherente e incompleta, lo que no nos dejó más alternativa que acudir personalmente en varias ocasiones a organismos como Ventanilla Única, recurriendo incluso a días de vacaciones, ya que los horarios son  incompatibles con cualquier trabajo por cuenta ajena.
Otro gran obstáculo fue la creación de nuestra web. El enfoque inicial era desarrollarla nosotros mismos, utilizando la famosa plataforma de Wordpress,  al igual que muchas otras empresas. Sin embargo, un par de contratiempos puntuales en dos áreas críticas nos retraso más de un mes y llegó a poner en riesgo la fecha señalada para el lanzamiento, por lo que finalmente optamos por subcontratar su desarrollo, no sólo para solventar estos pequeños problemas, sino también para aprovechar y mejorar la experiencia de usuario acorde a nuestras necesidades.

¿Ser jóvenes ha supuesto, en algún caso, una barrera añadida?

Hasta la fecha, hemos tratado únicamente con un par de proveedores y alguna empresa con las que hemos colaborado puntualmente, pero ser jóvenes en este mundo del emprendimiento no nos ha supuesto grandes trabas. Considero que la sociedad actual está cada día más acostumbrada a que la gente joven, con energía y ganas, se lance al mundo empresarial.


La sociedad actual está cada día más acostumbrada a que la
gente joven, con energía y ganas, se lance al mundo empresarial.


¿Alguna ayuda oficial?

Este es uno de los puntos que se deben abordar en España cuanto antes. La información de estas ayudas es en general poco clara y de difícil acceso. En repetidas ocasiones hemos tenido que acudir personalmente a organismos de la Administración Pública a tratar de solventar dudas o realizar los trámites para solicitar algunas de las ayudas que ofrece el Estado. Aún así, las respuestas no son cien por cien fiables porque hemos llegado a obtener respuestas diferentes a la misma pregunta en dos puntos de información dentro del mismo organismo.
Por otro lado está el elevado coste que tiene a día de hoy ser autónomo, a pesar de que la Comunidad de Madrid apoya a los emprendedores más que otras comunidades, es ridículo tener que pagar una cuota fija desde el primer minuto para trabajar por cuenta propia cuando no has obtenido aún ningún ingreso.

¿Contáis con algún tipo de asesoramiento externo para gestionar la parte administrativa?

Uno de nuestros principales objetivos, cuando decidimos comenzar nuestro proyecto, era experimentar, aprender y ver los diferentes aspectos involucrados en la creación de una empresa y, sin duda, la parte administrativa es una de las principales.
En parte, gracias a nuestros estudios en Administración de Empresas, pero sobre todo invirtiendo mucho tiempo en informarnos, hemos podido prescindir hasta el momento de ayuda externa. Siendo realistas, no descartamos en un futuro no muy lejano recurrir a asesorías externas especializadas en el tema para que se hagan cargo de la parte administrativa y fiscal y que nos permitan así centrar todo nuestro tiempo y energía en el futuro del proyecto.

¿Estáis satisfechos hasta ahora de cómo evoluciona vuestra idea?

Creemos que estamos haciendo las cosas bien, estamos cumpliendo nuestros objetivos a corto y medio plazo y estamos consiguiendo hacernos nuestro pequeño hueco en el sector. Sin duda la gente responde muy bien ante un producto de alta calidad y que cubre una necesidad diaria. ¡Behyl ha llegado para quedarse y crecer!
Ahora estamos entrando en una de las etapas críticas del año, la campaña de navidad, en la que tenemos puestas grandes expectativas y que llevamos preparando desde hace varias semanas para que nuestros clientes no queden indiferentes. Con esto esperamos cerrar el año por todo lo alto y comenzar 2018 poniendo en marcha una nueva estrategia de diversificación de productos, en la que incorporaremos nuevos modelos tanto para hombre como para mujer.

¿Cuál ha sido para vosotros el mayor reto hasta el día de hoy?

La gestión de expectativas personales es un gran desafío. Puede parecer irrelevante o ni siquiera llegar a considerarlo uno de los retos cuando uno emprende en una pequeña empresa y más si no se tiene presión externa de inversores, pero es uno de los puntos más complejos y difíciles de afrontar.


Es importantísimo conocer tus limitaciones y no obsesionarse
con objetivos que no se adaptan a tu situación particular


A lo largo de estos meses, ha habido contratiempos que nos han puesto más de una vez contra las cuerdas anímicamente, de forma individual y como grupo. Ver como el esfuerzo de semanas e incluso meses choca una y otra vez contra la misma barrera o bien que los objetivos que habías establecido, a veces no corresponden con la realidad, puede minar la moral de cualquiera.
Cometimos también el error de compararnos con marcas cuyo contexto era muy diferente al nuestro. Es bueno buscar puntos de referencia en el mercado y buenas prácticas entre tus competidores, pero es importantísimo conocer tus limitaciones y no obsesionarse con objetivos que no se adaptan a tu situación particular. Gestionar correctamente las expectativas del grupo es fundamental para mantener siempre un estado anímico positivo que nos ayude a hacer frente al reto de emprender.


www.behylwallets.com
Facebook: bebehyl
Instagram: behyl_


Javier Morales, 26 años
Ha estudiado Publicidad y RR.PP + Marketing
Director de Marketing Digital

Ignacio Ordoñez, 25 años
Ha estudiado Ingeniería Industrial + MBA
Director Financiero

Álvaro García, 25 años
Ha estudiado Ingeniería Industrial + MBA
Director de Logística y Atención al cliente

Alejandro García,  25 años
Ha estudiado Ingeniería Industrial + MBA
Director General

© Fraternidad-Muprespa - Su Mutua, 275.